× Portada Guardada!
Usted está aquí: Inicio / Artículo / BRITO/RODRÍGUEZ MACÍAS/MATIZ LOS TRES QUE ILUSTRAN ESTE NÚMERO

BRITO/RODRÍGUEZ MACÍAS/MATIZ LOS TRES QUE ILUSTRAN ESTE NÚMERO

De Armando Brito (Cuernavaca, 1956), el escritor y periodista Raúl Silva escribe: “Inició su viaje en el mundo de la pintura como rotulista. En su caminar se encontró a creadores como Norman Thomas, quien trató de disuadirlo y le advirtió sobre los riesgos que entraña el oficio de pintor, pero finalmente compartió con él sus pinceles y sus lienzos. Otro pintor que ha influido notablemente en su trabajo es Roger Von Gunten, de quien aprendió los caminos del color y la poesía” (Replicante, agosto de 2011).
El propio Von Gunten apunta que “este pintor poeta, como ningún otro que yo conozca, ha sabido captar y transmitir, en la superficie de sus dibujos y pinturas, la sensación de profundidad en el tiempo que penetra todo lo que se ve, oye y toca en México, o por lo menos en aquellas partes de México que aún no han sido erosionadas por los valores de una sociedad globalmente computarizada”.
En ocasión de una muestra en Huajuapan de León en 2014, Armando Brito explicaba con sencillez: “Ser autodidacta ayuda a no patinar sobre el mismo hielo todo el tiempo, tenemos que acercarnos al conocimiento humildemente para triunfar. La pintura se trata de sembrar semillas de cultura y experiencias, principalmente fomentar los valores a los jóvenes, para que éstos conozcan el arte desde un aspecto diferente, en donde se tienen que ilustrar con mucha seriedad, pero también embelleciendo la imaginación. El arte es un lenguaje que no se imparte de manera adecuada en las escuelas, que deben tomar con mayor seriedad, ya que el arte tiene un camino importante que es enriquecer la imaginación de las personas”.

• • • • •

El fotógrafo y defensor ambiental José Rodríguez Macías (Ciudad de México, 1957) ha radicado en Sinaloa, Guerrero y Guanajuato. Recientemente reunió su obra fotográfica en Arteria rota (edición de autor, México, 2016. 95 pp.). Allí se lee un texto del narrador sinaloense Elmer Mendoza: “A media luz es también a media sombra. Las fotografías de José Rodríguez Macías no se ven, se enfrentan; son el estado de ánimo de una mujer asida a la penumbra, el baile del ojo en el desierto, la velocidad de la luz domesticada. Ahí donde los ojos son un pueblo está el Venado, donde el trazo es un cuerpo está la mujer, donde el grano se afirma está el Arte. Venado y mujer se han unido para definir la personalidad de una raza, han hecho el silencio, sólo sus rasgos gritan, reclaman, proyectan a una avasalladora avalancha cósmica. Me callo, las imágenes me arrebatan, el rostro es una máscara que oculta las diferencias étnicas de las razas para unificarlas, para ponerles nombre”.

• • • • •

Leo Matiz (1917-1998) nació en Arcataca, Colombia, en el mismísimo Macondo de Gabriel García Márquez. No obstante, como reseña Mónica Mateos Vega, “fue en México donde la mirada del fotógrafo colombiano se agudizó. Las luces y sombras que encontró en este país dinamitaron la torre de marfil donde el artista se resguardaba, como él mismo explicaría después, para captar las que consideraría sus mejores imágenes”.

Su estancia acabaría mal por causa de su amigo David Alfaro Siqueiros, quien le robó imágenes para un mural y, al reclamarle Matiz, El Coronelazo reaccionó con furia y violencia, enviando a sus chalanes a destruir el domicilio del colombiano, quien abandonó  precipitadamente el país donde vivió de 1941 a 1947. Como reportero gráfico, aquí se relacionó con Diego Rivera, Frida Kahlo, Manuel Rodríguez Lozano, Francisco Zúñiga y sobre todo José Clemente Orozco. También convivió con figuras del cine de la época de oro y las retrató de manera memorable: María Félix, Dolores del Río, Emilio “El Indio” Fernández, Gabriel Figueroa, Gloria Marín, Lupe Vélez, Agustín Lara, los hermanos Soler.
El propio Matiz admitió alguna vez: “Voy a morir tranquilo pensando que nadie superará lo que viví en México, el mejor siglo de la vida. No encontré nada en el mundo similar a lo que descubrí y amé en ese país. Cómo olvidar su luz blanca y transparente, sus atardeceres grises y azules, vividos en esa ciudad bullente de cinco millones de habitantes”.

comentarios de blog provistos por Disqus