× Portada Guardada!
Usted está aquí: Inicio / Página Final / MAZAMEH VENADO. RELATO NAHUA DE LA HUASTECA / 244

MAZAMEH VENADO. RELATO NAHUA DE LA HUASTECA / 244

Narrado por Lino Martínez de Tepoxteco

Ce totlayi quitoctoc chilli imilah. Naman nopa chilli quimocuitlahuia ipampa quicuah mazameh. Axtlen, huanquinon teipan ce yohualli yahqui millan ihuan quihuica tlen ica quinmahmatiz ihuan tlan moenqui quinmictiz ica ce tepoztlamotlaquetl. Quipixtoc ni tepoztlamotlaquetl pampa quinequi ninmahmatiz mazameh. Yahqui tlayohua. Queman quicacteuhqui calaquicohya mazameh milihtic. Quinequiyaya quinmaquiliz ce ome tiroh nopa mazameh. Quinehnehuilia tlen quichihuaz nopa tlacatl, ihuan quimacauhqui ome tiroh ica elhuciatl ihuan quinmahmatiz. Quicacteuhqui nopa totlayi, quinohnotzqueh ma axcanah quinmicti. Cemeh quihuicazeh ininhuanya; ihuan ce ipilchichi quihuica. Quel quicotztlanquechia nican, quicotztlanquechia nican para ma axyohuim ipampa quicuazeh ihuan quichihuazeh ce toroh.

Quena yahqui. Queman ahcitoya quichiuhqueh toroh, nopa mazameh. Quinilliah nopa tlen quehuac tlen ininteco nopa mazameh:

–Inquihuallicatoqueh ne tlen inquitlacualiliah imillah ica chilli. ¡Xicchihuacan ce toroh hueyi ihuan ticcuazeh! –quinillia.

Panoc ce quezqui tonaltzin. Ce toroh quichiuhqueh hueyi ihuan quel ipilchichi, ya yohui ihuan quel quiilpitoya cuatzintlan. Nelliya mochiuhqui ce toroh hueyi para quicuazeh ihuan quel quicauhteuhquehya ihuan nopa ipilchichi nopa itztoc. Huanquinon nopa ipilchichi quizanilhuih, nopa totlayi quiillia:

–Na paniman nimitztlanquechiyaya mocotztlan para axcanah xihuallauh, xihuallauh. Naman ni mitzcuazeh para moztla, quel quiillia.

–Mmmm —Quinanquilia,

–Na nimitztlanquechiyaya ihuan axcanah xihuallauh. Naman mitzcuazeh cualcan, mitzmictizeh.

Nopa ipilchichi quel quiconanqui quitehtequi nopa icuetlaxxo, quitehtehqui nochi itlacayo ihuan pan imah.

–Tiquittazeh tlan nicahxiliz nimitzxoxoletzaz, quetl quiillia

Tzahtzi, choca, ihuan cuayochoca chichi ihuan quel quitehtequi ica itlancoch ihuan quitehtecqui nopa iteco.

–Naman no zan quen tlamiz nictehtecqui mocuetlaxo, queman nictehtequiz ni molazoh ihuan queman timoxolehuaz tieliz ticristinanoh., quetl quiillia: Tieliz ticristianoh ihuan tlan titlaixmachiliz canica tihualtoc, ximotlalo xiyah, na nimitzahciti, quetl quiillia,

Uh totlayi nelliya zan quen ixmelauhqui nopa cuetlaxtli elquiya criztianoh. Zampa ihuan nopa ipilchichi nopa no tlatepotzco yohui itepotzco yohuih. Nel motlaltoqueh yohuih.

–Uta… naman quena nimitzpanquixtih, quiillia quitl, –Ihuan nimitzpalehuih, quiillia ipilchichi.

Queman ahcicohya campa chiltoctoqueh ya tepoztlamotlaquetl elticac. Mocauhqui, mocauhqui campa chilli quicuayayah mazameh; nopeyoh mocuauhqui. Huanquinon, totlayi ahcicohya ichan; quiillia quel icihuah para quihuicatoyah mazameh, quinequiyayah quicuazeh.

–Mmmh, paniman nimitzilticah axcanah xicochi millah, axcanah xicochi nopa tecuanimeh temahmatihqueh, quetl quiillia icihuauh. ¿Ihuan naman queniuhqui tielqui timoquixtih? ¿queniuhqui tihualqui ihuan para zampa tielqui ticriztianoh? quetl quiillia:

–Pos nechpalehuih ne nopilchichi, quetl quiillia,

Ya quetl quitehtecqui ihuan iuhquinon axquicuahqueh. Nopa pan cuentah para quicuazeh nopa mazatl. Ce hueyi toroh quichiuhtoyah.

–Nochichi tlahuel cualli pampa ya nechmanahuihqui, quiihtoa.

Teipan nopa tlacatl tlen quichiuhtoyah mazatl, peuhqui tepohuilia ya quihuicatoyah mazameh ihuan campa itztoqueh ni tecuanimeh tlahuel yehyectzin. Ce hueyi talli ihuan oncah miyac cuatinih, hueyi tlalli, miyac xochitl. Oncah mazameh chipahuaqueh, yahyahuiqueh, tenextiqueh ihuan cequinoc ininixnezca. Zan pactoqueh mazameh. Yehyectzin tlalli campa nemih ni mazameh. Naman nopa totlayi quintlepanitta nopa mazameh ipampa amo quicuahqueh ihuan nopa ipilchichi quipalehuihqui. Naman totlayi nochi tlapyiyalmeh ihuan tecuanimeh quintlepanitta ihuan ayohcanah quinequi quinmictiz. Ya nopa panoc tlanextli.

 

——————————

Un señor sembró chile en su milpa. Ahora tiene que cuidar el chile porque los venados se los están comiendo. Nada, días después, una noche se fue a la milpa y llevó un rifle para asustarlos y en su caso cazarlos. Llevó el rifle porque quiere asustar a los venados. Se fue por la noche. Repentinamente escuchó que ya entraron a la milpa los venados. En lo que pensaba qué hacer soltó dos tiros al aire para asustar a los venados. Escuchó repentinamente, los venados le hablaron para que no los mate. Ellos han considerado llevarlo a la tierra de donde habitan. El señor quedó pasmado junto a su perro. El perrito le empezó a morder la pantorrilla a su dueño para que no acepte la invitación, porque si decide ir con los venados se lo comerán vivo, pero antes lo convertirán en un toro.

Decidió irse con los venados. En cuanto llegó lo convirtieron en un toro. Les dice ése que dirige a los venados:

–Han traído aquél que le comen su milpa con chile. ¡Hagan de él un toro grande y nos lo comeremos!

Pasaron algunos días. Un toro grande hicieron del señor y dizque su perrito también fue y lo amararon a pie de un árbol, junto a su dueño. Y en verdad hicieron de él un toro grande para así comerlo y dizque lo dejaron un rato solo y su perro estaba a su lado. Entonces su perrito le habló:

–Yo de por sí te estaba mordiendo el pie para que no vengas aquí, para que no vengas. Ahora éstos te comerán el día de mañana –dizque le dice.

–Mmm –responde.

–Yo te mordía para que no vinieras. Ahora éstos te matarán y te comerán mañana.

Su perrito dizque le empezó a cortar la piel, le empezó a recortar en todo el cuerpo, en sus manos.

–Veremos si te puedo sacar de aquí, y yo te desbarataré –le dice.

Llora, llora y aúlla el perro y dizque le corta con sus dientes la piel de su dueño.

–Ahora, terminaré de recortar tu pellejo, en cuanto termine de recortar tu soga y cuando te desbarates te convertirás en cristiano. Te convertirás en cristiano y si alcanzas a reconocer por dónde llegaste aquí, corre y ve, y yo te alcanzaré –le dijo.

Y de verdad, el señor en cuanto se desbarató y se abrió todo su pellejo se convirtió en cristiano. Y su perrito también iba ahí detrás de él. Van corriendo. Se fueron corriendo muy rápido.

–Chin… ahora sí te logré sacar. Y te ayudé –le dice su perrito.

Cuando ya llegaron a la casa en donde han sembrado, el rifle seguía tirado ahí. Se quedó ahí en donde los venados comían chile: ahí se había quedado. Entonces, el señor ya fue a llegar a su casa. Le comenta a su mujer que se lo habían llevado los venados, que se lo querían comer.

–Mmmh, ¿a poco? Yo de por sí te estaba diciendo que no vayas a la milpa a dormir, que no duermas ahí, ya que están varios animales salvajes –le dice su mujer.

–¿Y cómo le hiciste para salir de ahí? ¿Cómo regresaste y nuevamente eres humano?

–Pues me ayudó mi perrito –le responde a su mujer.

Y dizque eso le sucedió y así no se lo comieron. Eso estaba en la cuenta de que se lo iban a comer. En un toro grande lo habían convertido.

Días después, aquel señor empezó a contar lo que le había sucedido a más gente. Que se lo habían llevado los venados. Y dizque en donde están los animales salvajes es un lugar muy bonito. Es una tierra muy grande y hay muchos árboles y muchas flores. Hay venados blancos, negros, grises y de otros colores. Todos muy contentos. Es una tierra bonita en donde viven estos venados. Ahora el señor respeta a los venados, ya que no se lo comieron. Su perrito le ayudó. Ahora el señor respeta a todos los animales domésticos y salvajes y ya no los quiere matar. Así pasó.

comentarios de blog provistos por Disqus