× Portada Guardada!
Usted está aquí: Inicio / Escritura / CARNAVAL DE LA CHINANTLA ALTA

CARNAVAL DE LA CHINANTLA ALTA

Eleuterio Xagaat García


El kolao’, o carnaval se realiza por lo regular en febrero, aunque dependiendo del calendario gregoriano puede darse en marzo. Pocos saben por qué se vive con tal frenesí el kolao’, lo atribuyen a la pasión de Cristo, aunque esta fiesta tiene orígenes paganos. “Desde el año mil a.C. en la antigua Grecia ya tenían celebraciones similares a las de nuestro tiempo”, escribe el autor chinanteco Xagaat García.

En la Chinantla Alta, en la Cañada de Oaxaca, “cada comunidad lo vive y lo disfruta al máximo. Al parecer, la motivación de la juventud es la licencia para todo: pueden beber alcohol con el pretexto de tener cubierto el rostro. Donde más se puede ver la borrachera es en Noo y Tï Ao, pues el tepache y la cerveza se regalan en cada casa visitada. En definitiva, el kolao’ de los Dzä jmii está lleno de encantos y dependiendo de la intensidad con que se viva, no deja de ser una fiesta en la cual se desatan las licencias de todo tipo. Tanto los jóvenes como los adultos saben que durante esta festividad la regla es que todo está permitido, y quizá esto sea lo más encantador”.

 

LA CANASTA”

 

El himno del carnestolendas, “La Canasta”, resuena con brusquedad. Cuatro hombres barbados, de los bien vestidos, con su sable en la mano derecha, dan señas para que todos los de su contingencia sigan sus instrucciones. Los acomodan. Más adelante hay otro guiando a los seres que han agarrado el ritmo de la música. Dos largas filas avanzan hacia otro hombre ubicado hacia la parte opuesta donde el otro, allí, cuando llegan los primeros bailarines, los separa. Con el índice le hace señas a cada uno de los danzantes para dónde deben ir, sin perder el ritmo del baile. Reprenden a quien no obedece y es amenazado con abandonar la contingencia. Ahora son dos filas avanzando en la dirección contraria que se vuelven como una eme descomunal. Se juntan y esta vez avanzan hacia el centro de la gran fila que aún se encuentra larga.

Cuando terminan su parte los músicos, los personajes que dirigen toda la comitiva se reúnen en el centro de la pista y comentan algo. Nadie escucha qué se dicen. Unos pegan unas risillas ocultas, otros miran al jefe, quien ha sacado un cuadernillo de entre sus trapos nuevos, lo hojea, se lo muestra a los suyos y empiezan a tararear algunas notas de “Dispense jovencita” plasmada en la libreta con una caligrafía serpenteada. Sólo es un pequeño estribillo, no saben más. El jefe va en busca de la jovencita que antes fue asediada por el jinete. Se va con ella el diablo sabe a dónde.

 

Ni kananba xüü í tï do e sú e sii “La canasta”, sú e dzean’ lajan’ tï dzi la jalen’ lee’. Kiúún dzea uu loo, í gü tian do, nain jmor un e gua jminüü’ lee’ ta kü’r kóó’ ñi sûû’ kia’r, e séá’r kóó’ guor dzee do. Nan sï’r jalen’ lee’ jial la’ li ‘ne dzaliin. Dog.xü’ sín’ ján gï í lee’ dzea fen’ do, jénni í lee’ na dzeen güg.xü’, ídzeen la katïïn, la ngoo sú ya. Tú fil na gnoli la’ li na sin’ ján gï dzea uu loo do. Mï gelin í lee’ í la ‘vii do, jóba lafa sï’r í do jial la’ li tïnni dzalinre, la ngoo ‘nan’ dzeenre. Su íí í ja nüü’, dzean’ ‘vömbre li si ïnre do. Tú fil na lï ngoli la’ katan katan; mï kasikîîn jalen’ í lee’ do, jnen lafa kóó letra e sii eme. Mï ka sikîn tú e fil do, jób ngodzi’ ji tú la’ gia’ jan do.

Mï ka dzen sú kia’ dzea tï do, í dzea í kíá nifï do, dob ngoliin ngo sikáín la’ gia’ jaan li ka dzein, jób sea xü e sïnre. Ja í nuu e juu sïin. Liko’ ngïïb í lïïn. Dzea fen’ dob jööngï dzea xen’, kóó’ ka gir kóó mï’ cuaderno pi’ koti jee ‘na’ ‘mï’ ‘mïï kia’r. E dob e jöör, edob e e’r dzea kia’re, jó í kagian do gï jóna, igï nain gu.nxür oo tú ‘nï mï’ mï’ juu kia’ sú e sii “Dispense jóvencita”; jíí’ ja gï röö li ni ma’ji kia’r. E kóó ‘na’ xüb. do, ja í ñi gü jial ngoo sú do la tön. Fïya, í dzea feen’ do, ko’ fah la nab ngor la’ li sin’ í simï ka sïn kóó’ dzea kuea do. Jó, ja í ñi xio ‘lï’ kia’r ngotan’re kán ruin.

 

• • •

LA SEÑORITA Y EL COMANDANTE

 

La señorita y el comandante aparecen acompañados de unos jóvenes más. Portan unos galones de plástico. “Ahora sí, vaya, es hora del tepache”, dice un borrachín que se acerca a querer ayudar. Las mujeres más licenciosas reciben sonrientes las jícaras de guaje. Con la calma de quien sabe disfrutar lo bueno, con sorbos muy pequeños, como de miedo, beben las mujeres el contenido de las jícaras: el preciado líquido del carnaval. Los hombres piden doble ración. En un santiamén secan la vasija con sus horrendas lenguas. El sol ardiente ayuda a que el tepache sea insuficiente. Para todo el público hay. Para niños también, aunque un poco menos.

Los músicos, después de un prolongado descanso, continúan con su faena. Tocan diversos sones en ese escenario ante la multitud desbordante. Contrario a lo que pasa en el municipio de Yólox, aquí ya no se saben los versos propios del carnaval. Me acerco a unos cuatro que se concentran al centro de la plaza para escuchar lo que tararean. Con la ayuda de un papel canturrean la pieza de “La Canasta”, pero me doy cuenta de que tienen dificultades para agarrar el ritmo: ya no se la saben.

 

Dob jnen ka guö ïï í simï do kóó’ í lee’ dzea feen’ do, simï xen’ gï na jalin kóó’re. Jma’ kó “kuoo’” la ‘ean kíár. “Nagï ba naa –ka oo kamïn’ yüü’ dzea íín– ka tïb i’ kia’ tepaa ya”. Jmïna koti jmor lafa e iin jmïkór í simï do. Í dzeamï í eangï tea taan dzi, í ja ï’ lïïn jíí’ xü, í dzeamï í ngïn gï xü, ib í la ‘vii ii kuee’ tepaa. Ta ‘van kotib î’r, kaa ba’i oor jmor î’re ta’ kó gi oo pi’, dzü kóó’ jmïï e jmea ka sisum do. Ka tï mï ni tï dzi tu’ dzä, ja mï ‘nob li e ‘ya. Jilen’ dzea .üü’, ta’ tú kuee’ jmï’ tepaa mïr. Je katea lanab jmikûr e kuee’ li mï ah tepaa do kóó’ ‘na’ lo nisï’r.

Seab kia’ la jalen’ dzea í tean’ ta jöö. Seab jó kia’ jiun, lï kapi’ gï xü kia’ i.

Mï ka ii’ dzi dzea tï ta î’ tepaa, jób nan túa ta kia’r, ta xüü, ta jmoo sú, ta ‘lü’ losüü ee. Nanma túa jmore sú kia’ lee’ li niain do, li tian’ dzea e sirröön koti. Jíí’ jóó jo lï gï e fïï la, la lï e tïn lee’ fï Noo, e jilen’b lee’ tïin ör. Li ngolin sikán ji kíún í lee’ do, ta’ xüb ngokeen li tiáín, jób li nuu röö ee e ni guööín or li tíáín do. Ni kó ‘na’ ‘na’ ma’ ji xü siti’ xü tú ‘nï mï’ mï’ juu letra kia’ sú e sii “La Canasta”. Pe, li koti e ja tïin, lï kó’ guön xür mo oo la jób.

 

—————————

| Eleuterio Xagaat García, autor chinanteco, hizo llegar a Ojarasca su libro Kolao’ kia’ Dzä Jmii/Juega enmascarado de Gente Idioma. El carnaval de la Chinantla Alta (2016). Aquí se publican dos viñetas de la celebración en Comaltepec, en castellano y en la lengua de los dzä jmii. Los carnavales de Yólox y Temextitlán también son retratados en el libro, que cierra con un “Cancionero del kolao’ ”.

comentarios de blog provistos por Disqus