× Portada Guardada!
Usted está aquí: Inicio / Artículo / LA PRESENCIA MAYA REIVIDICACIÓN DE SU TERRITORIO PENINSULAR / 247

LA PRESENCIA MAYA REIVIDICACIÓN DE SU TERRITORIO PENINSULAR / 247

Ramón Vera-Herrera

Chetumal, Quintana Roo, octubre

Crecen en el sistema de castas de la Península de Yucatán conflictos que muestran la estratificación a la que quisieran someter a la población peninsular los viejos caciques y las nuevas corporaciones, nacionales y extranjeras. El espacio recién redescubierto de la Península completa se mira como un sitio para predar recursos sin fin, del agua a la mano de obra. Lo que quede de maderas preciosas, caña de azúcar, soya, palma africana y espacios culturo-turísticos.
Es el acaparamiento de tierras sin miramientos; lo mismo promueve desarrollos inmobiliarios como el mega-mercado con capital chino Dragon Mart (con más de 3 mil locales, casi 800 viviendas en Quintana Roo y con planta desaladora) que la construcción de mega country-clubs como en Campeche, o la devastación de las supuestas reservas en Holbox, Anillo de Cenotes o Calakmul.
Por si fuera poco los tres gobiernos de la Península parecen empeñados en vendernos que son conscientes, entienden los problemas, y que si la federación lo permite promulgarán “zonas libres de transgénicos”. Ya tienen hasta un famoso Acuerdo de Sustentabilidad de la Península de Yucatán (ASPY).
El tema es ríspido y delicado. El acuerdo no es sino la activación coordinada, integrada, de un sinfín de programas, proyectos, políticas públicas y asignación de permisos, criterios, estándares, zonificaciones y recursos (ya existentes con diferente grado de avance) para una transversalidad del actuar de los tres gobiernos y que nada se escape de su trabajo encaminado a la “sustentabilidad” (dice el documento). En los hechos, y en la exposición de motivos, queda claro que buscan activar programas de servicios ambientales, REDD, proyectos de economía verde, “intensificación de cultivos” (es decir invernaderos, mecanización, promoción de mano de obra jornalera, monocultivos industriales, desmonte de la selva y agroquímicos), al tiempo en que se impulsan “reservas de la biosfera”, “áreas protegidas”, zonificación de cultivos, criterios de sanidad alimentaria, “paisajes bioculturales”, proyectos turísticos y de “promoción cultural”.
La cereza del pastel es una supuesta zona peninsular libre de transgénicos, cuando ninguno de los tres estados tiene potestad para contravenir lo establecido por leyes federales (algo que ya dejó claro la federación para Yucatán), mientras los menonitas y otros actores y corporaciones siguen sembrando soya transgénica en contravención de los juicios y demandas para suspender los permisos de la siembra de este cultivo por comunidades de Yucatán, Campeche y Quintana Roo.
La selva se sigue desmontando con trascavos y cadenas, y la utilización sin freno de agrotóxicos deja ver que nada los detendrá. El acaparamiento y el despojo proceden incontenibles.

La gente se burla del ASPY llamándolo Acuerdo para el Saqueo de la Península de Yucatán. Y ya interpusieron demandas de amparo que fueron resueltas otorgando a los quejosos varias causales que son un logro importante que servirá de precedente en futuros juicios.
Para Raymundo Espinoza, abogado de los quejosos promoventes, la sentencia establece “igualdad y no discriminación con derecho a participar en la dirección de asuntos públicos y a ser consultados ante cualquier acción que pueda afectar sus derechos e intereses”. Reconoce “el interés legítimo de los quejosos”. Valora ampliamente la presencia de las comunidades y la trascendencia económica, política y religiosa de la cultura maya. Establece “el reconocimiento expreso de la ocupación histórica de la comunidad indígena maya en el territorio de la península de Yucatán, lo que deriva en la necesidad de contar con su participación a través de una consulta efectiva”.
Insiste en que “la consulta debe ser de buena fe, y previa a ejercer o materializar cualquier acción del Acuerdo que se dirija a los afectados o a sus representantes legítimos. Igualmente, debe ser de buena fe y por medios idóneos, brindando la información necesaria para tomar decisiones, en particular la existencia de estudios imparciales y profesionales de impacto social, cultural y ambiental. Debe buscar el acuerdo y en ocasiones será obligatorio obtener el consentimiento libre e informado de las comunidades, mediante procesos culturales adecuados y usando las formas e instituciones que ellos mismos ocupan para tomar decisiones”, sobre todo ante las afectaciones derivadas de la materialización de los objetivos del ASPY, “para que participen en el establecimiento de sus mecánicas de ejecución”.
Queda claro que la sentencia caerá de peso entre la sociedad civil acomodaticia y los políticos locales con aspiración de salvadores, porque frena, de facto, las pretensiones seudo-ambientalistas comunes en Mérida, Campeche y Cancún.
Sigue pendiente el resultado de varios procesos en curso que apuntan al despojo rampante. Dice uno de los quejosos promoventes, Russell Peba: “el ASPY fue un acuerdo impulsado por 50 empresas que buscan un beneficio monetario en nombre de la conservación y la sustentabilidad del medio ambiente, sin importarles si contaminan el agua, el aire, la tierra, o las semillas nativas; sin importarles si nos despojan del territorio a los que históricamente habitamos estas tierras mayas. Lo más vergonzoso en la firma del ASPY son las organizaciones no gubernamentales que se vendieron al duopolio gobierno-empresas y lo hicieron recibiendo financiamientos para sus proyectos comunitarios a favor de la conservación del medio ambiente. Incluso organizaron foros y conversatorios apoyando el ASPY 2030”.
Para Peba, como para infinidad de comunidades en la península “el ASPY es el proyecto que materializa la mercantilización de la naturaleza y busca convertir en un amplio negocio verde lo que aun nos queda en las comunidades mayas”.

Pese al ASPY continúan sembrándose semillas transgénicas (soya pero también maíz) y se promueven grandes parques eólicos y solares para la generación de energía eléctrica “que funcionarán dentro de amplias extensiones de tierras ejidales que serán deforestadas”.
Un caso especial de amplia resistencia de las comunidades afectadas es el complejo porcícola de Homún, que quiere imponer la cría industrial de 45 mil cerdos en plena reserva geohidrológica Anillo de Cenotes. Homún está ubicada en la zona de “recarga” de dicha reserva, “que prohíbe expresamente actividades que no sean compatibles con el cuidado del medio ambiente o que tengan un impacto negativo en los ecosistemas (artículos 7 y 8 del decreto 117)”, de acuerdo a un boletín de Indignación, organización que mantiene un acompañamiento a las comunidades afectadas. “A la comunidad no se le consultó ni hubo un proceso de consentimiento libre previo e informado y no obstante hay ya permisos para operar dicha granja”.
Lo extraño y aberrante es que tras no recabar este consentimiento, autoridades, empresas, medios de comunicación y ciertos segmentos de la “sociedad civil” se le fueron encima a la comunidad de Homún, en una suerte de linchamiento mediático, por atreverse a organizar su propia consulta, que ocurrió en dos sesiones (a fines de septiembre y a principios de octubre). Por eso Indignación, y otras organizaciones como el Comité maya Kana’an Ts’onot, elevaron la exigencia de que esta consulta sea respetada en su procedimiento y sus resultados, y se les deje de hostigar.
Es de esperar que la sentencia del ASPY frene también la construcción de esas mega-granjas, que a todas luces acaparan y devastan el territorio de las comunidades aledañas. Las comunidades deberán entender que pese a ciertos aliados no tan desinteresados, crece su responsabilidad en la defensa de su territorio y su autonomía. Existe una responsabilidad de reivindicarse mayas. Y entre todas y todos romper el cerco mediático discriminatorio y acomodaticio.


comentarios de blog provistos por Disqus