TLAPOHUALI/CRÓNICA / 249 — ojarasca Ojarasca
× Portada Guardada!
Usted está aquí: Inicio / Página Final / TLAPOHUALI/CRÓNICA / 249

TLAPOHUALI/CRÓNICA / 249

Natalio Hernández

19 DE SEPTIEMBRE DE 2017 (dos fragmentos)

III

Iluminada por la luz
del nuevo amanecer
la gente caminó
por las calles
de la Ciudad
de Mexihco-Tenochtitlan.
Y encontró
a su paso
templos dañados,
escuelas derrumbadas,
casas colapsadas y destruidas.
Niños, jóvenes, adultos
y ancianos
yacían bajo los escombros
algunos con vida,
otros heridos,
muchos ya muertos.

Y la gente clamaba, decía:
perdí mi casa
perdí a mi hijo
perdí a mi hermano
perdí a mis padres.
Tengo que volver a empezar
para reconstruirme
–muchos decían–
para volver a construir
mi casa,
mi patrimonio, mi sueño,
mi identidad.


V

Los daños materiales aumentan
y nuestro tonal,
la energía que brota
de nuestro interior,
continúa debilitándose.
El miedo
es nuestra sombra
que nos persigue
que nos asusta
que nos mantiene
en vigilia.
No obstante
una voz que emerge
de los escombros
de las entrañas
de la Madre Tierra
Totlalnantzin
grita, nos convoca,
nos anima:
Amo ximahmahuica
No tengan miedo
Amo xichocatiacah
Detengan el llanto
Ximoquetzacah
Levántense
Ximoyolchicahuacah
Fortalezcan sus corazones
Mexihco quipia xicnelhuayotl
México tiene raíces antiguas
Quipia tlahtolyotl
Tiene historia
Melahuac yolchicahuac
En verdad tiene fortaleza
Mexihco totlalnantzin
Nuestra nación mexicana


Quetzalapa, Puebla, 4 de octubre de 2017


| Natalio Hernández, poeta nahua (ver pagina 14), publicó en una pequeña edición de autor esta Tlapohuali en cinco estancias.

comentarios de blog provistos por Disqus