EL MURAL INDESTRUCTIBLE A 20 AÑOS DEL ASALTO A TANIPERLA / 252 — ojarasca Ojarasca
× Portada Guardada!
Usted está aquí: Inicio / Página Final / EL MURAL INDESTRUCTIBLE A 20 AÑOS DEL ASALTO A TANIPERLA / 252

EL MURAL INDESTRUCTIBLE A 20 AÑOS DEL ASALTO A TANIPERLA / 252

Josefa Sánchez Contreras

Estaba enfrente del campamento civil por la paz con una grabadora diciendo lo que veía: un carro con aproximadamente 50 soldados enmascarados y dos carros con tal y tal. Más de mil efectivos. Hasta que me agarra un policía quien me quita y rompe la grabadora, me sube a la camioneta y veo todo. Vi conatos de linchamiento y saqueos. Participaron todas las policías y el Ejército dejaba que la policía hiciera lo que tenía que hacer. Muchos gritos. Era impresionante el fuego porque quemaron el auditorio que había hecho la comunidad, una construcción grande de madera de 10 x 30 metros, veía las llamas que se levantaban a 10 u 8 metros. ¡No queremos derechos humanos!, gritaban refiriéndose a los observadores civiles. ¡No queremos derechos humanos! Es una frase horrible que advertía los madrazos del operativo”.

Esto relata Sergio Checo Valdez sobre el operativo policiaco-militar desplegado en tierras zapatistas horas después de la inauguración del municipio autónomo Ricardo Flores Magón (RFM), el 10 de abril de 1998 en la cañadas de Taniperla, Chiapas, en cuyo marco se pintó el mural Vida y Sueños de la cañada del Rio Perla coordinado justamente por Valdez.

La inauguración y el operativo estuvieron marcados por una efervescente solidaridad de la sociedad civil con el zapatismo, la cual acordonaba el territorio liberado ante una política de militarización ejecutada a la luz de la Ley para el Dialogo la Conciliación y la Paz Digna en Chiapas firmada en 1995, y los Diálogos de San Andrés.

No obstante que el diálogo entre el Estado y el EZLN suponía una tregua, en los hechos era violentado por el Estado. Su expresión más visible fue la masacre de Acteal el 22 de diciembre de 1997. Como parte de esa estrategia contrainsurgente se intentó desmantelar el municipio autónomo RFM, pues “tras la masacre de Acteal, el Ejército Federal realizó más de 44 incursiones en 33 comunidades zapatistas de la selva, el norte, Los Altos y la frontera, una misma acción militar concentrada en 15 municipios autónomos rebeldes”, apuntó Carlos Montemayor (La Jornada, 17 de diciembre, 2007).

El operativo en Taniperla se entiende como un eslabón en la cadena de ofensiva militar orientada a cercar y apagar el fuego de la insurgencia. Entre ficción y realidad, el mismo Montemayor revela en su novela Informes secretos (1999) que, primero, se pretendían desplazamientos forzados de la población con influencia zapatista. Segundo: neutralizar la organización y las actividades de la diócesis de San Cristóbal de las Casas. Tercero, capturar y expulsar extranjeros “perniciosos” como parte de la misma desarticulación de la diócesis, puesto que se suponía que numerosos observadores internacionales, nacionales y de organizaciones de derechos humanos tenían acceso a Chiapas a través de los cuadros políticos que trabajaban en la Diócesis. Cuarto: muerte de ganado, destrucción de siembras y cosechas, y el empleo de grupos paramilitares.

Como parte de esta ofensiva militar fue destruido el mural de Taniperla. En la madrugada fueron aprehendidos siete indígenas y dos observadores nacionales, entre ellos Sergio Valdez, caricaturista y profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana, quien desde semanas antes, junto con tseltales y tsotsiles de diversos municipios autónomos, coordinó una gran pintura en la fachada de la casa municipal.

Los detenidos fueron trasladados al penal de Cerro Hueco en Tuxtla Gutiérrez, donde permanecieron más de un año. Pese a ello el mural, junto con otras iniciativas zapatistas, trascendió el cerco militar y mediático. Después de su destrucción se reprodujo 50 veces en más de veinte países (Francia, Alemania, Italia, España, Estados Unidos, El Salvador, Brasil, Argentina, Cataluña, entre otros). El zapatismo dio la vuelta al mundo, y como parte de eso el mural obtuvo resonancia en el proceso político nacional e internacional. La pintura, que en medio de la guerra llevaba mensajes de paz, dio nacimiento a una metodología comunitaria participativa.


En 2005 el mural Vida y Sueños de la Cañada del Rio Perla regresó a la cabecera del municipio autónomo RFM y Valdez continuó promoviendo murales comunitarios participativos en territorio zapatista. Su método se basó en la realización de consultas y la promoción de una estética propia de las comunidades indígenas, incitándolas a que ser las creadoras.

La metodología promovida por Valdez —y desde 2007 por el colectivo Pintar Obedeciendo— continuó aportando al proceso autonómico. La propia Junta de Buen Gobierno Resistencia Hacia un Nuevo Amanecer expresó: “Las pintadas comunitarias son como un arte de espejo para hacer política, para nunca olvidar nuestras historias, para recordar a nuestros héroes de ayer y hoy, para contar nuestros sueños, para que sepan las futuras generaciones. El mural es un modo de hacer y tejer una política para los que no saben leer y escribir pero si saben sus historias y cuentan, sueñan, piensan, proponen, analizan, discuten y deciden para construir y no para destruir… Es también ejercer nuestro derecho a la cultura, la educación, la información y la comunicación para construir el buen vivir”.

Tras 20 años se han realizado 140 murales comunitarios participativos en pueblos y ciudades de México y el extranjero. Dicha forma se ha implementado en comunidades indígenas, barrios y colonias populares como una herramienta gráfica, política, educativa y creativa que revive la memoria histórica, marca el territorio, promueve la autogestión, la consulta, el dialogo y el quehacer común. Ester y Juan, integrantes del colectivo Pintar Obedeciendo de 2011, en entrevista con Cristina Híjar señalan: “Lo que se ha venido haciendo es empatar con otros procesos organizativos y es ahí donde tiene más relevancia el proceso del mural comunitario y donde la aplicación del mismo enriquece los procesos organizativos de esos espacios. En trece años, ha habido alrededor de cincuenta promotores que han hecho un mural con base en este método y esto ha servido para que ellos se incorporen a procesos organizativos en sus localidades, con otros grupos, con movimientos altermundistas o lo que sea”.


Los murales fuera de Chiapas se han promovido en pueblos que atraviesan una fuerte lucha en la defensa del territorio. Desde ahí, los murales comunitarios han servido como herramienta para revitalizar los consensos colectivos y comunales, la memoria histórica, la lengua y la festividad común. Se han convertido en una herramienta grafica y de comunicación para la defensa del territorio, como lo revelan otros pueblos que hoy caminan con el Congreso Nacional Indígena.

A veinte años del intento de desmantelar los municipios autónomos zapatistas, éstos no sólo siguen existiendo, sino que han fortalecido su sistema de gobierno y ejercen la autodeterminación.

El abogado tsotsil Felipe Gómez sostiene que la articulación y coordinación de las autoridades y comunidades zapatistas tuvo una particular transformación y reestructuración en 2003. De las dos primeras instancias creadas en 1994 (local y municipal), se añadió una superior: las Juntas de Buen Gobierno. Posteriormente se estableció el principal órgano de decisión: la Asamblea Máxima. Actualmente el EZLN admite la existencia de 29 municipios, organizados en cinco zonas bajo la dirección de las JBG (Dimensiones y perspectivas de la Autonomía Indígena, caracterización a partir de la experiencia latinoamericana y zapatista, tesis de maestría en Estudios Latinoamericanos, UNAM, 2018).

Dos décadas después de la destrucción del mural de Taniperla se han multiplicado los murales comunitarios participativos en México y el mundo, promovidos activamente por Sergio Valdez y decenas de muraleros emanados de diplomados, talleres y capacitaciones que Valdez ha impartido y difundido. Diversos murales con la misma metodología expresan sus problemáticas y utopías, y crean sus propias estéticas.

comentarios de blog provistos por Disqus