PRONTO VENDRÉ POR TI / TSOJK MEJTS NËMENÄ’ÄNY — ojarasca Ojarasca
× Portada Guardada!
Usted está aquí: Inicio / Escritura / PRONTO VENDRÉ POR TI / TSOJK MEJTS NËMENÄ’ÄNY

PRONTO VENDRÉ POR TI / TSOJK MEJTS NËMENÄ’ÄNY

Juventino Santiago Jiménez

Los curanderos ya habían recorrido todos los lugares sagrados y habían implorado a todas las deidades del mundo mixe para intentar salvar a Dominga de la enfermedad que la estaba matando lentamente en El Duraznal. Entonces, ya no había nada qué hacer, excepto esperar la llegada de la oscuridad para convertirse en la eternidad de polvo y visitar a los vivos cuando la soledad sea insoportable dentro de la tierra. Pero mientras Dominga agonizaba, todavía tuvo suficientes fuerzas para decirle a su única hija Juana Dominga: “Hija, tú no te quedarás sola por mucho tiempo. Pronto vendré por ti y te llevaré conmigo”. Juana Dominga, a sus siete años, no comprendía qué era exactamente lo que trataba de decir su mamá. Dominga murió y Juana Dominga quedó huérfana.

Tuvieron que transcurrir más de cuarenta años para que Juana Dominga comprendiera y viera con sus propios ojos aquella última frase que su mamá pronunció el día de su muerte: “Pronto vendré por ti”. Para ello ocurrieron tres presagios: primero, una tarde cuando Juana Dominga estaba comiendo tortilla de elote y tomando café, de pronto escuchó que sus gallinas se alborotaban por la presencia de alguien. Ella salió corriendo para ver qué sucedía en su gallinero; grande fue su sorpresa cuando vio a un zorro que llevaba arrastrando a una de sus gallinas. Le aventó una leña y lo atrapó. Para que el zorro no volviera a meterse en su gallinero, Juana Dominga le dio una lección: le cortó dos de sus patas delanteras y después lo soltó. El zorro se alejó e iba brincando como un canguro hasta perderse en el monte. Segundo presagio, Juana Dominga había salido a su patio antes de la media noche para agradecer a la tierra y al cielo que estaba viva y que gozaba de buena salud. Luego, en lo alto de un cerro, vio una bola de luz y el reflejo cubrió todo su cuerpo. Inmediatamente después entró a su casa y se acostó. Después le alcanzó el sueño y soñó cómo su mamá acariciaba su cabello y su cara con una ternura indescriptible.

Los días posteriores, Juana Dominga continuó con sus actividades cotidianas y minimizó los dos presagios anteriores. Pero pronto habría de ocurrir un tercer presagio que predecía lo inevitable: el ocaso de Juana Dominga, y esto sucedió un 2 de noviembre y en víspera del Día de Muertos. Ella no acostumbraba celebrar este día, si acaso, preparaba unos cuantos tamales y compraba tres o cuatro tazas de pulque para fermentarlo. Aquel día y aquella noche, Juana Dominga acababa de cenar y se disponía a dormir, cuando súbitamente oyó una voz y no era la voz de los que andaban casa en casa pidiendo tepache y tamal, sino que escuchó nítidamente la voz de su mamá: “¿Juana Dominga, estás allí?” y ella respondió: “Estoy aquí”. Pero cuando salió al patio no había nadie y menos su mamá. En ese instante, Juana Dominga comprendió que había llegado el momento de reencontrarse con su mamá y ya nada las separaría, excepto las visitas que haría a sus familiares, reiterándoles amor eterno. Finalmente, ella añoraría los sonidos de la naturaleza: el correr del río, el zumbido del aire, el cantar de los pájaros, el ladrar de sus perros y el cacareo de sus gallinas. Pero lo que siempre extrañaría serían los sonidos del silencio. Días después del último presagio, Juana Dominga se enfermó y murió.

 

 

—————————

Tëë ja’a xëmaapy n’äjty ja’a këyajktaak, ja’a ënaapätaak, ja’a tun, ja’a kojpk t’ëk’ëpëtsëmnëta’, maa ja’a may’ajt ja’a äp ja’a xëë tja’mëtoota’ jëts ja’a ntääk Mink tjakso’okä’änta’ koo në’n pyijkya’ jajp Tsëpäjkxjekyixypy. Pëka’t ja’a mëjk’ajt n’äjty tee t’ëkmëët’äjtnëta’ ja’a xëmaapyët, ja’y n’äjty t’ëwexaneta’ koo y’ëkmo’ont jëts pu’ux jyëmpëtnët. Jaa juun ja’a jujkypy jä’äy t’ës’ejxt koo jajp naaxjejtypy jën’äjty jyootma’aty. Koo ja’a ntääk Mink n’äjty y’okä’änë ojts ja’a mëjk’ajt tjakpääty jëts ja’a nyëëx ojts t’ënëma’ ja’a Wään Mink: “Nëëx, ka’t mejts jejky nyëtyuuk mtanä’äny. Tsojk mejts nëmenä’äny jëts nwawä’äny”. Jëxtujk jyëmët n’äjty ja’a Wään Mink, ka’t n’äjty tjakyujkënëm jëtek ja’a tyääk n’äjty jëtën kyäjpxy. Ojts ja’a ntääk Mink nyëëx në’oktutnë.

Jëjxtikxy jyëmët ojts nyaaxy jëts ja’a ntääk Wään Mink ojts tjakyujka’ tee nja’ tyääk n’äjty tyijpy koo tsojk nyëmenä’änya. Tëkëkookj ojts ja’a ntääk Wään Mink jyëtyuuxya’, ja’a myëtu’uk’ookpa’ jajp n’äjty yokaaky tkay mëët kyëpee tëpë’uka’ koo xon tsyëjktääk y’ëkajk’ata’. Xya ojts petypy y’ëxpujtpëtsëmy, jajpëk wääx n’äjty tu’uk tsëktääk tsëmnaaxnë. Teëk tyimpy, xyamëk ja’axy tsyejkxy tu’uk tënëpëjpy, xyaa ojts tmätsy. Teëk ja’a ntääk Wään Mink ojts tiny jëts ka’t ja’a wääx y’ëktuntëkënyët: ojtsëk tyejky matsk tkëspoota’. Kook ja’a wääx ojts kye’eky jëtën ja’a y’ëxpujtjëky extëm kankurën, xyaëk ojts tyëkeenyë jam ujts jootp. Ja’a myëmatsk’ookpa’, tëëk ja’a ntääk Wään Mink n’äjty tyëjamp pyitsimy jëtsëk ja’a tsuu, poj, naaxwi’ny tmëkäjpxy, t’ënëma’ koo ka’t tee pyijkya’, ka’t soo jyaty. Xyaëk ojts tunkëxp jëën t’ejxpääty, mëjnaaxyëk ja’a tyey, ojtsëk ja’a y’ëjujk nye’ekx kyojpk kyinokëxya. Koo jëtën, xyaëk ojts pojn tyëketypy tyika’. Ojts nyëkyo’kya’, xya ojts myä’ooky, yamëka’ tyääk tjënkëmäätëjka’, xonëk ja’a y’aa ja’a wyaay tyëkëyatya’.

Ka’tëk ja’a ntääk Wään Mink ojts tmëjpëta’aky koo tëë n’äjty matsk’ookj jyëtyuuxya’. Xyaëk ojts myëtëkëk’ookj jyëtyuuxya’, äp xëë n’äjty pyätypy, jaëk ti n’äjty nyëkäjpxnëp koo ja’a ntääk Wään Mink y’ookanë. Ka’tëk ja’a nyëtee tkëtiny koo äp xëë tpääty, waanëk më’ky tjëk’eya’, jëtsëk ja’y tëkëëk ok mëjtaxk tsem keetsy tjiy. Jajp ja’a ntääk Wään Mink n’äjty y’uxatkëëxy jëtsëk määwä’ämpënë n’äjtynë, koo ojts jä’äy kyajpxpe’kxya’, ka’tëk jya’ja’ metë’ëpëk ënaxtëp, waatskonëkj ojts tyëm myëëtey koo tyääk kyajpxpe’kxya’: “¿Wään Mink, jajp mejtsa’?” xyaak ojts t’ëtsey: “yajp ëjts”. Kook ojts pyitsimy tyëjamp, ka’tëk jä’äy n’äjty nyëmää jëts nyëka’t tyääk mää. Net xëë ojts tjakyujka’, net xëë ojts tmëpëjky koo ja’a ëyo’n n’äjty kyëta’aky, tëë n’äjty kya’pxy jëts ja’a Wään Mink tyääk n’äjty mëët nyëpyatä’änya’, ka’t n’äjty nyëjuun kyënyëmëstutä’änyëta’, jaa n’äjty ja’ya’ koo ntääk Wään Mink nyëtën myëku’uktëjk n’äjty tjëtyuuxä’äny. Ja’a ntääk Wään Mink n’äjty xon y’ëyowanëp koo ka’t n’äjty nyëjuun t’ëkmëtowanë koo nëë yo’oy jajp nëjetypy, koo poj xyu’uxy, koo joon y’ëëta’, koo uk wyojta’ jëts koo tsyëjktääk y’ëkajkata’. Mëte’ep n’äjty neeknaaxy tyëjotmayä’ämpy koo n’äjty nyëtee tkëmëëtey, nyëtee kya’na’any. Xya ja’a ntääk Wään Mink ojts pyaampatnë xya ojts y’ooknë.

 

———————————

| Juventino Santiago Jiménez, autor ayuuk.

comentarios de blog provistos por Disqus