× Portada Guardada!
Usted está aquí: Inicio / Escritura / CRIMEN SIN CASTIGO

CRIMEN SIN CASTIGO

Juventino Santiago Jiménez

Los abuelos cuentan que hace muchos años siempre había sido de noche en la Tierra, pero que poco a poco comenzó a amanecer hasta que hubo luz y por fin hubo vida. Los primeros habitantes fueron Juan y Rosa. Ellos crecieron bajo el cuidado de sus abuelos. Una mañana, el abuelo había salido sin almorzar a sembrar maíz en su parcela. Entonces, la abuela encargó a Juan y a Rosa que le llevaran tortillas y guisado de papas a su abuelo. Cuando ellos llegaron al campo, saludaron a su abuelo, pero él no respondió y tampoco quiso almorzar. Por ello, Juan y Rosa decidieron matar a su abuelo. Él murió. Después, procedieron como si fueran cirujanos: cortaron y abrieron el estómago de su abuelo y le extrajeron el corazón. Y para no dejar huella en la escena del crimen, Juan y Rosa rellenaron de ceniza el estómago de su abuelo y, para volver a cerrar, lo amarraron con bejuco. Luego lo levantaron y, sostenido con su coa, lo dejaron parado.

Después se llevaron el corazón de su abuelo, y cuando llegaron a la casa de su abuela, dijeron que su abuelo había cazado un venado en la parcela y que quería comer al medio día el corazón del venado. La abuela hizo fogata y buscó la olla para guisados, la lavó y la puso sobre la lumbre. La olla se calentó y cuando ya estaba a punto de hervir el agua, la abuela escuchó una voz que salía de la olla: “Chifla a tu papá, chifla a tu mamá”. La abuela se tornó iracunda y bajó la olla de la lumbre y la tiró. Luego buscó otra olla y la puso sobre la lumbre y la olla volvió a hablar. La abuela tuvo que tirar la segunda olla, y buscó una tercera olla, pero ya no escuchó la voz que salía de las dos ollas anteriores.

Mientras la abuela probaba un pedacito del corazón del venado, y éste se cocía a fuego lento. Muy cerca del patio de su casa, un colibrí se posó en la rama de un duraznal y dijo: “Comes a tu esposo, comes a tu esposo”. La abuela le dijo a Juan: “¿Oye nieto, escuchas lo que dice ese colibrí?” “Sí abuela, dice que comes a tu esposo”. Entonces, la abuela tomó un palo delgado que sirve para agitar guisados, y se lo metió al colibrí. Desde entonces, el colibrí se quedó con el pico largo.

La abuela volvió a encargarles a Juan y a Rosa que fueran a dejar tortillas y el corazón del venado a su abuelo, pero ellos se negaron a ir. Entonces, la abuela tuvo que llevar las tortillas y el corazón del venado donde estaba sembrando maíz su esposo. Cuando la abuela llegó al campo, preguntó: “¿Dónde estás Yëën?” Su esposo no respondió, aparentemente se veía que estaba sembrando. Luego, cuando la abuela ya estaba más cerca, dijo: “Bueno Yëën, de seguro ya estás enojado porque no traje pronto la tortilla y el corazón del venado, pero ahorita verás, te golpearé. Dime por qué no respondes, hombre viejo”. Entonces, la abuela tomó la rama de un encino y golpeó a su esposo por la espalda y en ese instante apareció una neblina densa frente a sus ojos. Justamente eran las cenizas que se esparcían y que estaban en el estómago de su esposo. Fue así como nació la neblina.

Finalmente, la abuela casi se vuelve loca al comprobar que Juan y Rosa habían matado a su abuelo. En aquel instante –momento en que estaba perdiendo la noción del tiempo– la abuela recordó que el colibrí y la olla, como seres animados e inanimados, en sus voces se percibían y reflejaban una de las características básicas del discurso de la lengua mixe: la estética de la repetición.

 

——————————

KA’T PYEJKY TKËPAATA’

Jëtëns ja’a nteetyëmëj ntääkëmëj ojts tsyonta’akta’ koo ojts ja’a yä’ät xyëntyäkä’äny, yä’ät et näxwi’ny, koo ojts ntejn ja’a yää xyënyänë. Ojts tsyonta’aky jëtën. Xyaa ojts tu’uk txëë’aty Wänk jëtu’uk Ruus. Jëts ojts ja’a tyääk’ëmëj ntejn jëkyä’äjkëp, nëmajtsk ixyëta’. Xee tyeety’ëmëj ntejn kamtu’u tunk’aty, yu’uy, jëts ja’a nepk tpätnë. Xyee ja’a mëjä’äy ojts nyeptëjknyë, jëti’ny ja’a ëmëj ojts nyijkxy. Ka’t y’ëjop ojts twijtsy. Ka’t ojts y’opajty. Xyee y’äp y’ënäjk ojts nëmajtsk tkeexy. Tyääk’ëmëj tyëmëkaaxya’ ja’a y’ëjop, ja’a kyaaky, ja’a tyojkx, koo jam jya’ty mää ja’a tyeety’ëmëjën nyi’pyën, teety’ëmëj, teety’ëmëj, ka’tëk ja’a tyeety’ëmëj y’ëtsey. Ka’t ja’a tyeety’ëmëj ojts ntejn we’ey kyay, xyee ojts ja’a tyeety’ëmëj tjëk’ookta’. Xee ojts ja’a jyoot tnäätsujktuukjëta’, xaa ja’a jyoojt ojts tju’tjëta’. Tee ënäjk ojts tunta’, xaa ja’a tyeety’ëmëj ojts jëtëkojk t’etyunta’. Jam jyoojtjotp t’ëtejëta’ ja’a kuyjyääm. Xyaa ojts jyoojt t’ëwënmujkëta mëët ääts.

Jëts ja’a jyoojt tjëktso’nëta’. Xyee ojts jyätnëta’ mää ja’a tyääk’ëmëj ja’a tyeety’ëmëj ja’a jyën tyëjkën, tëë ëëts ja’a nteety’ëmëj ja’a kyaaky n’ësmo’oy, tëë nteety’ëmëj jëëtsyu’ tjëk’ooky. Ja’a nteety’ëmëj tëë t’ënë’mtyëë, yë’ëk mjëkë’ëp. Jëts ja’a nteety’ëmëj t’ëkukxyëätä’äny ja’a jëëtsyu’ joot. Ojts ja’a tyääk’ëmëj ja’a tu’uts t’ëxtä’y, xyee ja’a tyojkxtu’uts tëpujy. Xyee ojts ja’a tyääk’ëmëj ojts tkëxwitsy. Ja’a tu’uts y’ämpiky, ja’a nëë ntejn jyokxtëjkynyë, y’ëjtsjëkänë ja’a tu’uts. Ojtsëk ja’a jajp tu’utsjetypy kyäjpxpëtsëmy. Nëmëk ja’a tu’uts ye’eny: xu’ux ja’a mteety, xu’ux ja’a mtääk. Xyee ja’a tu’uts tyääk’ëmëj ojts të’ämpiky, xee tyääk’ëmëj ja’a tu’uts ojts tëjkpëki’py tkëpejpnaaxy. Xyee ja’a tyääk’ëmëjënk ojts jëtëkojk ja’a tu’ujts jëtëkojk këxwitsy. Nyëtën ojts jëtëkojk kyäjpxkäjnë, ojts ja’a tu’ujts jetëkojk ntejn tkëpejpnaaxy.

Xyee ja’a tääk’ëmëj ojts ëk’ëwa’n tnëxäjënyë, xyee ja’a jëëtsyu’ joot tjäkyapy. Xeeka’ xu’kx ojts jënkon y’ëxta’aky, xaa ja’a xu’kx y’ënä’äny: mnëyä’äy mtsitsypy, mnëyä’äy mtsitsypy. Unk ¿soo nyë’ë xu’kx tjëkwä’äny? Jëë, mnëyä’äy mtsitsypy. Xyaa ja’a tyääk’ëmëj kipyënk tnëxäja’ mëte’ep jä’äy tyijpy pe’et. Ja’a xu’kx y’äkëx ojts jyëktäteja’ ja’a pe’et. Ayeny ja’a xu’kx ojts tyääny.

Ay unk, ay äp, ijky meets ja’a mteety’ëmëj ja’a y’ëxëjk x’ësmo’tët, tääk’ëmëj nëm ja’a nteety’ëmëj ye’entyëë, kë’mëk mejts yë’ë tojkx, yë’ë jëëtsyu’ joot xjëknëjkxt. Oo, eyts unk n’ëknëjkxt kë’ëm, xaa ëmëj ojts tyu’tëka’. Jyä’äty, tmëkajpxy ja’a yä’äytyëjk: mää mejts Yëën. Ja’a myämëj tmëkajpxy, ka’t ja’a mëjä’äy y’ëtsey, tënaapyëk ja’a jam kyämjotp. Ja’a tääk’ëmëj y’ämpijky: mejts Yëën, jëtën mejts mjä’äy’aty, koo ëjts yë’ë kaaky jyëtën tëë tsojk nkäktsojkjä’äty, jamtsën tsojk kyäpääta’ kyë’eya’. Jëpaty ëjts tëë waan ntä’äna’, tëëtën m’ämpiky, nëm. Peer yää net x’ëk’ejxt, soo net ntu’unt, peer yää net kipy net ntääjëwopt. Teko mkä’tsey mëjä’äy yä’äytyëjk, nëm. Xaa ja’a tääk’ëmëj ja’a xë’kipy ojts tnëxaja’, xaa ojts tjëwojpjëëky, xyaa ojts tyëpeja’. Ja’a jääm ojts jëtiny y’ëxjojkjë’ëky, extëm ntejn yootsën.

Ojts ja’a tääk’ëmëj jyajklokjäjtä’äny, koo tëë ja’a y’äp n’äjty myëtëko’ynya’. Tëë ja’a Wänk ja’a Russ tyeety’ëmëj n’äjty tjëk’ooknëta’. Wa’ts meets ntijy xjatstyëktsu’utstëp jëëtsyu’ joot. Mteety’ëmëj tëm meets jyoojt tëë xju’tjëta’, ja’a tëm meets tëë xtëktëkë’tyëë. Jëpatytëm ja’a tu’uts jëtën kyäjpxy: xu’ux ja’a mteety, xu’ux ja’a mtääk, jëtsa’ xu’kx kyajpxmë: mnëyä’äy mtsitsypy, mnëyä’äy mtsitsypy.

 

————————

|  Juventino Santiago Jiménez, narrador ayuuk de Oaxaca

comentarios de blog provistos por Disqus