RECHAZO A LA FÁBRICA DE ASPAS — ojarasca Ojarasca
× Portada Guardada!
Usted está aquí: Inicio / Artículo / RECHAZO A LA FÁBRICA DE ASPAS

RECHAZO A LA FÁBRICA DE ASPAS

Josefa Sánchez Contreras

San Pedro Comitancillo, Oaxaca

El pasado 12 de junio el gobernador de Oaxaca Alejandro Murat, en calidad de testigo, anunció la firma del contrato de comodato entre el ejido San Pedro Comitancillo y la empresa Tecnologías en Materiales Compuestos (Temaco) para la instalación de una fábrica de aspas y derivados de fibra de vidrio sobre 10 hectáreas de dicha comunidad. La producción
sería para la construcción de los parques eólicos contemplados en el istmo de Tehuantepec.

La reacción del pueblo zapoteca de Comitancillo fue inmediata. El 16 del mismo mes manifestaron su desacuerdo en un recorrido de reconocimiento del territorio para ubicar el polígono donde se pretende construir la fábrica. Una vez localizados las cuatro mojoneras y el punto llamado vértice, éstos fueron destruidos para reafirmar el carácter de uso común del área delimitada por la empresa. Además constataron que en realidad se trata de cerca de 80 hectáreas y no únicamente 10.

Ejidatarios y habitantes hicieron una toma simbólica del palacio municipal, desde donde exigieron rendición de cuentas de sus autoridades municipales y ejidales. En plena coyuntura electoral y ante el ausentismo de sus autoridades, el 25 de junio realizaron una marcha masiva en rechazo a la fábrica de aspas. En su posicionamiento señalaron: “Este comodato, anunciado con tanto orgullo por el gobernador, constituye un delito, pues se firmó de espaldas al pueblo, sin el consentimiento de la asamblea de ejidatarios, y sin el aval de comuneros y avecindados, causa que violenta nuestros derechos individuales y colectivos, entre ellos nuestro derecho a la consulta libre, previa, informada y de buena fe, que como pueblos originarios tenemos y que está establecida en el Convenio 169 de la OIT”.

La desinformación y la arbitrariedad con la que se firmó el proyecto de la fábrica en Comitancillo están estrechamente relacionadas con las irregularidades agrarias perpetradas en toda la planicie del Istmo, agudizadas deliberadamente con el auge de la instalación de los parques eólicos.

La fábrica que se pretende instalar en el cerro La Garza, zona en otro tiempo declarada como reserva natural, es parte del megaproyecto eólico en la región, donde se han otorgado territorios comunales y ejidales de los pueblos binnizá (zapoteca) e ikoots (huave) sin consultas previas. Por lo que corresponde al complejo lagunar, los ikoots han frenado la instalación de aerogeneradores ejerciendo su libre determinación. El pueblo binnizá de Álvaro Obregón se declaró en autonomía después de impedir la entrada de la empresa, mientras Juchitán y Unión Hidalgo mantienen una permanente lucha jurídica. La geografía de las Zonas Económicas Especiales ha ubicado al ejido Comitancillo como productor de aspas ya que es punto central entre el aeropuerto, la súper carretera Salina Cruz–Ixtepec y el puerto marítimo en el Pacifico.

San Pedro Comitancillo, originalmente de tenencia comunal, cambió a régimen ejidal en 1963, constituyéndose con 7 mil 949 hectáreas de acuerdo a su plano definitivo de 1964. En 1992 se ejecutaría una contrarreforma al artículo 27 que  legalizaría la enajenación del ejido. A lo largo de su historia agraria se han disputado tierras con las comunidades colindantes Asunción Ixtaltepec y Magdalena Tlacotepec. Pese a ello, en la actualidad ha logrado constituirse como un núcleo agrario de 8 mil 344 hectáreas, del cual 7 mil 899 representan la superficie parcelada, 196 corresponden al asentamiento humano, mientras 248 hectáreas fueron destinadas a uso común (Padrón e Historia de Núcleos Agrarios).

La oposición del pueblo zapoteca a la instalación de una fábrica de aspas en un área de uso común implica no sólo la  defensa de su territorio bien delimitado, sino también el freno a la oleada de parques eólicos contemplados en toda la airosa planicie sur istmeña.

 

comentarios de blog provistos por Disqus